Enrique Varona Gónzalez: Mártir Ferroviario

Fecha: 
Miércoles, Mayo 29, 2019

Para conocer la personalidad y liderazgo del obrero ferroviario Enrique Varona González basta estudiar sus biografía y valorar desde que nació el 13 de Abril de 1888  conoció del hambre y la miseria, la explotación a que era sometida su humilde familia de trabajadores, en la provincia de Pinar del Río, a muy temprana edad tuvo que abandonar la escuela y ponerse a trabajar en labores agrícolas para ayudar al sustento familiar. Mucho tuvo que ver su infancia y juventud en la adquisición de su conciencia de clase, donde sus horas libres buscaba su superación política y cultural.

Ya para el año 1919 se hizo maquinista de locomotoras en Morón y muy pronto sus inquietudes obreras y sus dotes de dirigente lo llevaron a ocupar la Dirección del Sindicato “LA UNION DE MORON” donde su inquebrantable posición frente a la Empresa Monopolista Yankee del Ferrocarril del Este del País lo hacen acreedor de prestigio y autoridad ante las masas.

Diecinueve veces estuvo preso en todo su época de revolucionario y dirigente sindical, fue despedido varias veces del trabajo donde al final le reponían por demanda de sus obreros. Hombre que se crecía ante las dificultades y que fortalecía la unidad haciéndose sentir en las altas esferas de la directiva capitalista y de los gobernantes de turnos, que junto a una veintena de hombres de su sindicato dejaron escrito para la historia una guía de acción para la verdadera conquista de la emancipación de la clase obrera, transportista que junto a sus hermanos del azúcar y del puerto de Morón escenificaron acciones dignas de destacarse.

En Septiembre 1924 apoya una huelga de obreros azucareros y es arrestado por el ejercito junto a sus compañeros de lucha del sindicato, alegando que boicoteaban la carga del azúcar por el ferrocarril, lo cual incremento más la disposición de luchar y los trabajadores ferroviarios paralizaron los trenes obligando al Gobernante de turno presionado por los intereses norteamericanos en el negocio del azúcar a dar libertad a los presos dirigentes obreros y accedieron a la petición de los huelguistas.

El 28 de Octubre de ese mismo año, otros centrales azucareros al ver la victoria obtenida por los obreros de Morón, también se declararon en huelga con las mismas reclamaciones y otra vez “LA UNION DE MORON” con Enrique Varona  al frente y la “UNION DE TALLERES DE CAMAGUEY DEL FERROCARRIL”. Así como las delegaciones de la Hermandad Ferroviaria de Guantánamo y Santiago de Cuba se declararon en huelga en apoyo a los azucareros y paralizaron los trenes.

El Gobierno de turno respondió con el envío de tropas militares como refuerzo a la Ciudad de Camaguey y el Puerto de Tarafa, aplicando que para poder estar en las calles había que tener un salvo conducto militar, pero esto no paralizó la agitación obrera y ya sumaban 13 centrales azucareros en huelga y los trenes paralizados.

“LA HUELGA DE LOS INGENIOS”  como se le llamó a esta acción proletaria era realmente tensa. el Presidente de la República en los primeros días de Diciembre convoca a una reunión y manda a buscar a Enrique Varona, pues se decía que era el único que podía solucionar el conflicto obrero, Varona asistió a esta reunión acompañado de un grupo de compañeros ferroviarios. azucareros y del puerto, al día siguiente se destacó en la prensa lo siguiente:

“Han resultado completamente fracasadas las gestiones del Sr. Presidente de la República encaminadas a solucionar la huelga.”

Varona por su parte ordenó un nuevo paro ferroviario que fue secundado por las delegaciones de la Hermandad Ferroviaria de la Provincia de Oriente y el 24 de Diciembre de 1924 en una reunión con Enrique Varona, el Administrador General de la Norte Cuba del Monopolio Yankee Ferroviario dio por terminada y solucionada la huelga al aceptar las demandas presentadas por el movimiento huelguístico ferroviario y así otro tanto con la huelga azucarera que desde Septiembre había hecho estrago en las economías de las Empresas Capitalistas, una gran victoria proletaria y solidaria. Debe destacarse que dentro del marco de esta huelga había sido detenido Varona y conducido ante los abogados de la CUBAN CANE  para que desistiera de la lucha ofreciéndole una gran suma de dinero y sacarlo de país con su familia, a lo cual Varona indignado les respondió:

Enrique Varona es detenido bajo la acusación de haber dinamitado un tren junto a otros trabajadores del carril de la Norte Cuba, cinco meses en prisión y el 2 de Septiembre de 1925 el tribunal lo declara absuelto por la falta de pruebas

Diez  días después lo vuelven a detener ahora bajo la acusación de haber colocado una bomba en la línea férrea y el 15 de septiembre le celebran  el segundo juicio en la que al igual que el anterior sale absuelto por falta de pruebas.

Machado ya en su silla presidencial, no aguanta más, el 19 de Septiembre de 1925 cuando Enrique Varona se dirigía con su esposa e hija hacia el cine Niza de la Ciudad de Morón para asistir a un acto proletario, los esbirros del Sr. Presidente de la República le dan muerte a tiros por la espalda ante los ojos de sus seres más queridos.

Asesinar y aplastar los derechos y libertades del proletariado y de la democracia fue la gran promesa que el “ASNO CON GARRA” le hizo a sus amos Yankees, así comenzó a eliminar a los dirigentes más puros y más honestos de la clase obrera.

ENRIQUE VARONA GONZALEZ por toda esta trayectoria sindical patriótica se convirtió para todos los ferroviarios de ayer  y hoy en El LIDER Y MARTIR del sector FERROVIARIO.